Madres de víctimas de violenciacosen la herida abierta

0

Mas de una década ha pasado desde que cruces color rosa aparecieran en las calles de Ciudad Juárez, y aunque parece ser un tema olvidado para muchos, las madres de las víctimas siguen en la búsqueda de justicia por la desaparición y muerte de sus hijas.

Ciudad Juárez fue colocada en el ojo del mundo después de que cientos de jóvenes mujeres entre 12 y 18 años fueran violadas, estranguladas, y mutiladas empezando desde el año 1996. Sus cuerpos eran encontrados en lotes baldíos y muchos de estos casos siguen abiertos y sin resolver.

“Lo que esta pasando aquí en Ciudad Juárez no es una historia ni una leyenda; es una realidad que estamos viviendo las madres de familia aquí y que ya no queremos que pase,” compartió Susana Montes Ruiz.

María Guadalupe Pérez Montes, hija de Susana Montes Ruiz, joven de tan solo 17 años de edad, desapareció el 31 de Enero del 2009, en el centro de Ciudad Juárez cuando se encontraba realizando la compra de unos zapatos. Su cuerpo fue encontrado tres años después posiblemente en el arroyo El Navajo en el Valle de Juárez. La información de la ubicación de sus restos tiene contradicciones.

Madres de familia como Susana Montes Ruiz se unen en colaboración con el colectivo Bordeamos Por la Paz el cual se enfoca en crear bordados que relatan la historia de cada una de estas víctimas y juntos crean piezas únicas.

“A través del bordado, se cuenta la historia de cada persona que es víctima de la violencia sea homicidio, feminicidio, o desaparición. La idea es nombrarlos – no aceptamos que sean cifras- son personas,” dijo Hazel Dávalos, miembro y coordinadora de Bordeamos por la Paz.

Bordamos por la Paz se estableció el 9 de Febrero del 2013 con la intención de acompañar y apoyar a las madres y familiares, con la meta de recuperar y preservar la memoria de víctimas y desparecidos.

bordeamos_1.JPG

El colectivo tiene el propósito de difundir que las desapariciones y feminicidios son problemas vigentes que siguen sucediendo y que no ah habido respuesta por parte de las autoridades. Ellos también tratan de sensibilizar a la población y hacerlos ver que estos no son problemas del pasado.

“Para una persona que perdió una hija la búsqueda no va a terminar nunca y menos si no hay la certeza si esta viva, si esta muerta, o en que situación esta,” dijo Dávalos.

El proceso de bordar es una actividad que no solo logra difundir los tristes hechos ocurridos pero también funciona como terapia emocional para las madres y familiares.

“Poner algo en una tela de nuestras hijas, que sepa la gente que es lo que esta pasando aquí, porque nos las están arrebatando. Es algo que para nosotras si nos ayuda muchísimo a sacar lo que traemos dentro,” señaló Montes Ruiz.

Cada uno de estos bordados es único ya que cada color representa un hecho distinto. En hilos rojos se bordan quienes han sido asesinados, en letras color rosa se bordan los feminicidios, los hilos verdes representan la esperanza de encontrar a alguien que ha sido víctima de desaparición, y los bordados morados son en representación a los crímenes de odio por homofobia.

Bordeamos Por la Paz también cuenta con adoptantes los cuales se comprometen con un caso de desaparición. Cada adoptante debe conocer al padre o titular que este al frente de la búsqueda de la persona desaparecida, estar informado de todos los datos relacionados con la desaparición, y apoyar en la denuncia por medio de sus redes sociales.

El adoptante también acompaña a familiares del caso asignado a eventos de aniversario de desaparición, cumpleaños de la hija desaparecida, eventos de recaudación de fondos, por mencionar unos ejemplos.

“El mayor apoyo es a las familias. Porque la sensación de saberse solos y olvidados después de tanto tiempo es la que mas va pesando,” dijo Rene Alarcón, adoptante de Claudia Antonia Núñez Gómez, desaparecida en el 2007.

El colectivo hace una invitación abierta todos aquellos que busquen preservar la memoria de las víctimas y aclaran que no es necesario saber bordar ya que ahí les pueden enseñar.

Bordeamos por la Paz y las madres de las desaparecidas en Ciudad Juárez reconocen que la perseverancia y la esperanza es lo ultimo que muere y juntos seguirán haciendo todo lo posible para obtener justicia, descubrir la verdad, y reparar el daño.

“Tenemos que seguir buscando, seguir con la lucha, y que se haga justicia por lo que le hicieron a mi hija. Hay algo muy grande que me dice que algún día la voy a volver a ver. ” dijo la madre de familia,Montes Ruiz

Comments

comments

Share.

Comments are closed.

Borderzine-cover-May-2016

Don't miss a thing! Signup here for unique border coverage you won't find anywhere else

Join our mailing list to receive weekly news and commentary on Border Life

Thank you! You have successfully subscribed.