Narcolimosnas – la caridad de los carteles de la droga infecta la Iglesia Católica mexicana

0

Read this story in English

EL PASO – La Marina mexicana mató a Heriberto Lazcano, “El Lazca”, líder de los Zetas, uno de los carteles de la droga más violentos y temidos el 7 de octubre. Lazcano había sido relacionado con 30,000 asesinatos.

De acuerdo con las autoridades mexicanas, Lazcano poseía un rancho donde solía deshacerse de sus víctimas usándolas como alimentos para sus leones y tigres.

Denominaciones_billetes_mexico

Denominaciones_billetes_mexico by maspormas.com.mx is licensed under a Creative Commons Attribution-ShareAlike 2.0 Generic License.

Una placa en una pared de la capilla en la villa de Tezontle, HIdalgo, proclama que el edificio fue donado por Heriberto Lazcano. “Señor, escucha mi plegaria; escucha mi clamor por piedad; en tu fidelidad y justicia ven a mi alivio”, se lee en la placa que hace referencia al Salmo 143 de la biblia. La placa de bronce además indica que la capilla fue construida en honor al papa Juan Pablo II.

De acuerdo con un reporte de la CBS, el Rvdo. Juan Aguilar, vocero de la Arquidiócesis de Tulancingo, donde la capilla está localizada, dijo que la iglesia fue construida en el 2009 como un proyecto comunitario pero que el dinero no provino de la iglesia y que no estaba al tanto de quién lo había patrocinado. Así la arquidiócesis se distanció de la propiedad aunque al mismo tiempo admitió que sabía de otras donaciones de traficantes de drogas. El fiscal general está actualmente investigando la financiación de la construcción de la capilla de Tezontle para establecer cargos criminales, incluyendo lavado de dinero o uso de dinero ilícito, de acuerdo con The Seattle Times.

Este incidente y otros reportados recientemente por los medios resalta la creciente preocupación sobre el flujo de ganancias provenientes del tráfico de drogas en México hacia instituciones religiosas para pagar por la construcción de nuevos edificios e incluso programas de caridad. Es una presunta práctica que pocos funcionarios del gobierno o la iglesia están dispuestos a admitir o discutir en público.

“El código penal no incluye las donaciones a la Iglesia como lavado de dinero”, dijo Kathya Martinez, abogada de una prestigiosa firma de abogados en Ciudad Juárez. “El lavado de dinero consiste en hacer negocios legales utilizando dinero de procedencia ilegal, así que a menos que las autoridades puedan probar que un párroco hizo estos negocios y mintió a Hacienda sobre el origen del dinero, no tendrás un caso.”

Mientras el número de muertes sigue creciendo –el New York Times afirma que hasta el momento se han registrado 47,515 muertes– la Iglesia Católica mexicana enfrenta serias acusaciones. Algunas parroquias a lo largo del país están siendo acusadas de depender de donaciones de procedencia dudosa o “narcolimosnas” de los señores de la droga, de acuerdo con un reporte hecho por Angela Kocherga para KVUE TV en Austin. El Arzobispo Ramón Godinez de Aguascalientes dijo en una entrevista reciente a Televisa que los sacerdotes no tienen control sobre quienes donan dinero a sus iglesias y que ellos no investigan el origen de las donaciones.

“Por supuesto que los carteles donan dinero”, dijo Godinez a Televisa.

“Si tienen dinero ellos tienen que gastarlo. Nosotros no investigamos de dónde viene el dinero; nosotros vivimos de las donaciones. Si es dinero mal habido la iglesia puede limpiarlo”, dijo Godinez. “No veo por qué se ha hecho un escándalo de esto.”

El Dr. Howard Campbell, profesor de antropología de la Universidad de Texas en El Paso y autor del libro Narco-Propaganda in the Mexican Drug War: An Anthropological Perspective, cree que los narcos desean crear una imagen pública positiva. “Ellos quieren recrear la imagen del bandido benevolente con la sociedad como la de Pablo Escobar.”

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), la organización que dirige a la Iglesia Católica en México, reiteró su completo y absoluto rechazo a las donaciones procedentes del crimen organizado.

Campbell dijo que él visitó una igleasia construida con “narcolimosnas”.

“Yo estaba en Culiacán, Sinaloa, con un grupo de periodistas y visité una igleasia que fue construida por el JT”, dijo Campbell. Las iniciales corresponden al capo Javier Torres. “Era una iglesia católica formal. Hablamos con el cura que fue un poco evaisvo pero al final era cierto –dinero del narco pagó por la iglesia.”

Otro ejemplo de dinero ilícito usado para financiar religiones es la iglesia de San Ignacio de Loyola en Tamazula, Durango, un pequeño pueblo en la región donde se produce marihuana conocido como “El triángulo de oro”. De acuerdo con las autoridades, esta región es controlada por el capo de la droga Joaquín “El Chapo” Guzmán.

“Los bancos de la iglesia fueron donados por capos locales de acuerdo a las inscripciones que se leen en ellos”, dijo Rodrigo Vera, un periodista del periódico Proceso.

Uno de los bancos dice donado por “Inés Calderón Q.” refiriéndose a Inés Calderón de Quintero,la esposa de Rafael Caro-Quintero, un miembro del cartel de Sinaloa. De acuerdo con un reporte de la Dirección Antidrogas de Estados Unidos (DEA por sus siglas en inglés), Caro-Quintero fue una de las primeras personas en introducir la cocaína y la heroína a los Estados Unidos. Él también está acusado de colaborar en el asesinato del agente de la DEA Enrique Camarena en 1984. Caro-Quintero está una una prisón mexicana de máxima seguridad sentenciado a 40 años de prisión por el asesinato de Camarena.

Otro banco dice que fue donado por la familia de Sandra Ávila Beltrán, una exreina de belleza comocida como “La Reina del Pacífico”, quien fuera acusada y sentenciada por el lavado de millones de dólares producto del tráfico de drogas entre Colombia y México. En junio ella fue extraditada a Florida y enfrenta cargos de tráfico de cocaína a Estados Unidos, de acuerdo con un reporte de la BBC.

En el 2010 el arzobispo Raúl Vera de Saltillo le dijo a Los Angeles Times: “Ellos nos convierten en cómplices después del hecho. Un campanario construído con dinero de la droga tiene sangre que sale a borbotones de sus vigas.”

De acuerdo con Vera, los estados de Michoacán, Durango, Sinaloa y Guerrero son los lugares más peligrosos para los sacerdotes en México. Muchos sacerdotes han sido asesinados, siete de ellos en la arquidiócesis de México. Con esto en sus mentes, algunos obispos arguyen que antes de juzgar a un sacerdote por recibir dinero de los carteles, la gente debe tomar en consideración las circunstancias pues muchos de ellos temen por sus vidas.

Las donaciones de los carteles a La Iglesia no son un tema nuevo en México. En los noventas el cartel de los hermanos Arellano Félix (también conocidos como el cartel de Tijuana) fueron acusados de donar montos ingentes de dinero al entonces obispo de Tijuana, Emilio Berlie, quien consiguió que los hermanos tuvieran una entrevista privada con el nuncio apostólico mexicano, Jerónimo Prigione.

Prigione les “agradeció la generosidad”, ríe Campbell. El cartel de Arellano Félix puede estar conectado con una de los casos pendientes más famosos en la historia reciente de México. El 24 de mayo de 1993 Juan Posadas Ocampo, Cardenal de Guadalajara, junto con otras seis personas, fue asesinado  en las afueras del Aeropuerto Internacional de Guadalajara. Él esteba dentro de un auto y recibió 14 disparos. De acuerdo con CNN, las investigaciones del gobierno concluyeron que él quedó atrapado en un enfrentamiento entre carteles rivales y fue confundido por un capo. Nadie fue encarcelado por el asesinato.

Aunque el asesinato del cardenal fue presuntamente ordenado por el cartel de los Arellano Félix, algunos miembros del escuadrón de ataque eran miembros de la pandilla Logan Heights de San Diego. Los Estados Unidos acusaron a nueve miembros de la pandilla en conexión con la muerte de Posadas Ocampo y eventualmente tres de ellos se declararon culpables.

Poco después de que Vicente Fox ganara las elecciones a la presidencia de México en el 2000, el caso fue reabierto siguiendo su promesa de resolver asesinatos de personas prominentes. Al reabrirse la investigación se encontró nueva información. Un testimonio de una amigo de la infancia de Posadas Ocampo dijo que el cardenal le había confesado que fue llamado a la casa del entonces presidente Salinas de Gortari y que recibió amenazas de muerte semanas antes de su muerte. De acuerdo con una teoría, el asesinato podría haber sido planeado por el gobierno de Salinas de Gortari de acuerdo con el alegato de un alto asistente del presidente que advirtió al cardenal de quedarse callado sobre información que relacionaba a políticos con el tráfico de drogas.

“Ellos convirtieron a Salinas de Gortari en un monstruo”, dice Campbell. “Después del Sexenio se le acusaba de todos los problemas de México. Parece más plausible que los Arellano Félix ordenaran su asesinato.”

Algunos se preguntan porque ni el gobierno ni la prensa han sido más activos en la investigación de las narcolimosnas.

La abogada Martínez creee que la falta de investigación está motivada políticamente.

“Las leyes federales protegen a La Iglesia, mientras que un individuo puede ser encarcelado por cometer un crimen, un miembro del clérigo solo puede ser multado. El gobierno mexicano no desea tener problemas con la Iglesia.” dice Martínez.

Alfredo Corchado, un reconocido periodista del Dallas Morning News que está escribiendo un libro sobre la guerra de las drogas en México, dijo a través de un correo electrónico que las narcolimosnas son “muy comunes” en México.

“Y es un mensaje a la comunidad a través de la Iglesia sobre quien tiene el poder económico. Qué mejor manera de ganarse a la comunidad, ganar su lealtad y silencio a través de las limosnas”, agregó.

“Los medios mexicanos más importantes no cubren estas historias porque son parte del sistema; ellos reciben otro tipo de ‘limosnas’. Los periodistas que investigan este problema son asesinados, esa es otra razón. Y el gobierno no investiga porque este es el menos importante de sus problemas” concluye el Dr. Campbell.

La pequeña y lujosa iglesia en Tezontle, HIdalgo, construida junto al cementerio de San Francisco, tiene capacidad para 200 personas. La iglesia fue construida junto al cementerio con un solo objetivo en la mente de Heriberto Lazcano, que fuera su último lugar de descanso. Después de su muerte su cuerpo fue robado por un grupo de hombres armados que ingresaron y amenazaron al personal de la morgue de Coahuila; el cuerpo fue puesto y transportado en un carro funerario, de acuerdo con Noticieros Televisa. La ubicación del cuerpo de Heriberto Lazcano todavía es desconocida. “El Lazca” sabía la suerte que lo esperaba, pero su último deseo de descansar en la iglesia que hizo construir con su dinero todavía está por cumplirse.

___

Traducido por Lourdes Cueva Chacón

Comments

comments

Share.

Leave A Reply

Don't miss a thing! Signup here for unique coverage of border life you won't find anywhere else

Join our mailing list to receive weekly news and commentary on Border Life

I am a..

Thank you! You have successfully subscribed.