El zapateo folclórico ayuda a la comunidad Hispana preservar su cultura

0

EL PASO — Es miércoles por la noche y mientras la mayoría de los jóvenes en la frontera se relajan jugando Xbox o terminando sus deberes escolares, los bailarines de la academia de baile, Ballet Folclórico of El Paso, pasan tres horas practicando pasos de baile, practicando su español y estudiando la cultura mexicana y sus tradiciones.

Con una gran sonrisa y vestido de charro, Esteban Esquivel, de 18 años zapatea enérgicamente las tablas del piso de madera y hace retumbar las paredes del salon donde practica el baile folclórico con otros 10 alumnos.

“Yo siento el amor por la cultura de México”, dijo Esquivel, un estudiante de último año en Cathedral High School que nació en El Paso. “La representación de mi cultura mexicana para mi es algo muy grande, yo viviendo en los Estados Unidos no tengo que olvidarme de la cultura mexicana y de donde vinieron mis papas. Yo también tengo que vivir y sentir la tradición de México a pesar de ser estadounidense”.

Related story: At 80, El Paso Folklorico pioneer Rosa Guerrero still lets faith guide her steps

Esteban siguió los pasos de su hermana Asalia Esquivel, de 14 años, que baila folclórico desde hace cuatro años. Ella quiso algunas vez tomar clases de ballet clásico, más sin embargo sus padres la exhortaron a que intentara su suerte en el ballet folclórico.

“Después de unos años me di cuenta que esta era la cultura a la que de verdad pertenecía”, dijo Asalia. Dijo que para ella es un orgullo representar a su país y ha tenido la oportunidad de hacerlo en presentaciones en el estado de California.

Antes de bailar, Asalia cursó clases bilingües hasta cuarto año de primaria. Después sus padres decidieron que era mejor para ella tomar clases únicamente en inglés. Participar en esta actividad extracurricular ayuda a los hermanos Esquivel y a muchos otros a conservar su idioma natal mediante la practica constante.

Según el último censo, 74 por ciento de los habitantes de El Paso hablan un segundo idioma además del inglés. A pesar de ser una cifra considerablemente alta — el 81 por ciento de la población de la ciudad es hispana — aquellos que no son bilingües no gozan de las ventajas que esto representa viviendo en una ciudad fronteriza. Algunos padres se cansan y prefieren que sus hijos hablen únicamente inglés, o son los hijos quienes deciden o no pueden continuar estudiando y aprendiendo español.

Las clases de folclórico de la academia de Ballet Folklorico of El Paso son impartidas en ingles y en español.

“Nosotros nos dedicamos a que a nuestros niños no se les olvide su español, a fomentar esos valores familiares que tenemos nosotros como hispanos. A mí esto me lastima mucho porque cada vez se está perdiendo más y más nuestra cultura, especialmente lo que es folclórico”, dijo Arturo Guerrero, fundador y director de la academia.

El folclor, que significa tradiciones del pueblo, le brinda a la comunidad una alternativa para preservar su cultura o aprender de ella. Sin embargo existen algunos inconvenientes que impiden que esto se lleve a cabo.

“El primer problema es que no hay apoyo, desgraciadamente a nosotros nos ven como un entretenimiento nada más”, dijo Guerrero.

La academia de baile no cuenta con apoyo del Art Resource Department, dice Guerrero, que a pesar de lleva 25 años de fundación y que en esta hallan pasado dos generaciones de bailarines. Como esta academia existen otras dos en la ciudad que se enfocan únicamente en el ballet folclórico, que son: Ballet Folklorico Paso del Norte y Ballet Folklorico Quetzales.

La academia de baile tiene clases para todas las edades, que van desde los 6 años hasta llegar a los danzantes adultos mayores de 50 años. Sin embargo hay una escasez de bailarines masculinos debido a un estigma social.

“Es difícil conseguir bailarines hombres tan solo por el hecho de pensar que si bailas eres una persona homosexual. No, yo pienso que hay que quitar ese prejuicio y generalización de una persona que porque le gusta el arte tiene que ser gay”, dijo Guerrero.

A Esteban no le molesta este prejuicio, él se muestra alegre al momento de bailar y dice sentiré muy orgulloso de poder representar sus raíces.

“El machismo a mí no me importa. El ideal que las personas tienen sobre un bailarín es diferente al de la realidad. Yo lo tomo diferentemente; para mi tiene más valor una persona que baila frente a la gente. No se trata de ser macho y no se trata que [bailar]sea de niñas, [bailar]es algo para todos”. dijo Esteban, uno de los pocos bailarines masculinos. “Yo al principio no quise bailar, pero lentamente mis padres me fueron metiendo esa idea poco a poco y me dije ‘sabes que lo voy a tratar’ y al final me gustó” dijo Esteban.

Al tener un talento para enseñar, algo que pocas personas conservan, Guerrero se siente orgulloso de su trabajo y el saber que forma parte esencial para preservar las costumbres de México.

“El baile es una esencia; el baile es pasión. Cuando tú tienes el baile arraigado en tu corazón, el baile es un regocijo de placer al saber interpretar la música a través del baile. Son muchos los que saben bailar, son pocos los que sabemos enseñar, porque la cultura se expone para que la gente se llene de ella”, dijo Guerrero.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply

Borderzine-cover-May-2016

Don't miss a thing! Signup here for unique border coverage you won't find anywhere else

Join our mailing list to receive weekly news and commentary on Border Life

Thank you! You have successfully subscribed.