Marcha en El Paso da grito de apoyo a Ayotzinapa

0

EL PASO — Con los puños en el aire, más de 80 personas — un combinado de estudiantes, maestros y gente local — caminaban por las calles del centro de la ciudad pegando gritos de protesta, desde la Universidad de Texas en El Paso hasta las puertas del consulado mexicano.

“Haber, haber, ¿quién tiene la batuta? ¡Los estudiantes o el gobierno que ejecuta!”, gritaban.

Fueron varios los grupos y facciones que se juntaron en esta marcha fronteriza. Por el lado estudiantil, Ayotzinapa Sin Fronteras y la Organización Estudiantil de Trabajo Social tomaron las riendas de reunir a alumnos de la universidad. Entre los grupos locales se encontraban Centro Sin Fronteras y M.E.Ch.A del Chuco.

In English: El Paso marchers join global protest against kidnapping of Mexican students in Ayotzinapa
Voces / Commentary: Condenan en El Paso la muerte de los estudiantes y la corrupción en México

Este último grupo ayudo a los estudiantes en una exhibición a las afueras del edificio de Artes Liberales de UTEP. Hicieron hileras de sillas y en cada una se encontraba la foto de un estudiante y una breve biografía. En fin, todos estos grupos trabajaron en conjunto por ‘El Paso por Ayotzinapa’.

Esto forma parte de la Acción Global por Ayotzinapa, una red mundial de apoyo para los 43 estudiantes que fueron desaparecidos hace dos meses a manos del gobierno. Monterrey, Guanajuato y Nuevo León fueron unas de las múltiples ciudades de México que se unieron a esta campaña internacional. Por el otro lado, lugares en Estados Unidos como Nueva York, Iowa y Los Ángeles repitieron la misma hazaña.

Jorge Dagda, estudiante de UTEP y líder del grupo ‘El Paso por Ayotzinapa’, expresa su dolor por la actual situación que vive su país.

“Con estos 43 estudiantes ya fue el colmo. El mundo ya no quiere ver más violencia sino una reforma en el país de México en lo cultural y en lo político”, dice Dagda.

Guillermo Glenn, organizador de uno de los grupos locales y representante de la Unión del Pueblo Fronterizo, dice que es importante tener apoyo de ambos lados de la frontera.

“Esto es muy importante para los mexicanos en ambos lados de la frontera. Pienso que con este sacrificio podremos crear cambio”, dice Glenn. “Debemos exigir que no exista un narco-gobierno”.

Sucesos macabros como este han pasado de generación a generación. Podemos tomar como ejemplo lo ocurrido en 1968 en la Universidad de Tlatelolco (UNAM), cuando el gobierno y el ejército arremetieron con los estudiantes, asesinando a más de 300. Este evento es considerado parte de la Guerra Sucia de México, cuando el gobierno uso su poder para ejercer oposición política. Hoy se repite la historia con Ayotzinapa.

“Estas marchas son muy importantes para todos los estudiantes. Siempre han estado al frente como estuvieron en Tlatelolco”, dice Glenn.

La marcha tuvo una parada repentina afuera de la oficina del congresista Beto O’Rourke (D—El Paso) para explicar y protestar la Iniciativa Mérida, plan en el cual Estados Unidos y México se aliaron para combatir la violencia. Es así como las armas llegan a los diferentes sectores gobernantes del país fronterizo.

“Creo que es importante responsabilizar al gobierno de los Estados Unidos en todos sus niveles. A exigir que detenga esta inversión en el gobierno mexicano,” dijo Selfa Chew, activista social y profesora de historia en UTEP. “Por lo tanto va a depender mucho del gobierno la dirección que tome este movimiento”.

Glenn dice que son más de 43 estudiantes los que se encuentran desaparecidos en México. La cifra llega a más de 100,000 víctimas.

La marcha retomo su camino hacia el consulado Mexicano, donde danzantes bailaron en las puertas del edificio. Fue aquí el punto de reunión para los diversos grupos que estuvieron activos en la protesta.

Para Chew es importante ver el “apoyo incondicional de los estudiantes ya que vivimos en la frontera” y porque la universidad cuenta con más del 80 por ciento de alumnos hispanos. No solo se percató movimiento en El Paso sino en Juárez también. Estudiantes y maestros de la UACJ se reunieron en la mañana para el comienzo de la manifestación en la región fronteriza.

Diego Oliveros, uno de los estudiantes involucrado en la marcha, espera ver un levantamiento en la tierra vecina.

“Como estudiante y futuro maestro me siento indignado con los hechos de Ayotzinapa. No puedo creer que el mismo gobierno pueda hacer algo tan asqueroso hacia sus propios ciudadanos”, dijo Oliveros. “Con tanta familia en México me duele ver qué tipo de futuro les espera y espero que por fin veamos un cambio”.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply

Don't miss a thing! Signup here for unique coverage of border life you won't find anywhere else

Join our mailing list to receive weekly news and commentary on Border Life

I am a..

Thank you! You have successfully subscribed.