Un coquí puertorriqueño atisba su futuro desde el Valle Imperial

5

EL CENTRO, Calif.– Después de la huelga estudiantil de Mayo 4 del 2010, que forzó el sistema universitario de Puerto Rico a cerrar por tres meses, muchos estudiantes dejamos nuestras casas y familias para continuar nuestros sueños de hacernos profesionales algún día.

Siendo una de esos estudiantes que emigramos de Puerto Rico buscando un mejor futuro en los Estados Unidos, me mudé para California para poder continuar mis estudios y no me arrepiento de mi decisión.

Me mudé para Imperial Valley porque mis hermanos han estado viviendo aquí desde hace tres años y porque mi hermano mayor vivía en Mexicali, Mex. con su esposa mexicana mientras el terminaba su internado en medicina y ella terminaba su bachillerato en artes plásticas. En su momento decidieron que lo más cercano a nuestro hermano mayor, mejor.

Desde que vivo en el Valle, me ha fascinado la mezcla de culturas. He podido encontrarme con árabes, mexicanos, americanos, chinos y filipinos, algo que nunca esperarías en Puerto Rico. Nosotros, estamos acostumbrados a ver a dominicanos y cubanos.

Extraño a mi Isla, y su encanto, pero sin embargo, admito que el Valle tiene su propia belleza, aunque muy distinta a la de Puerto Rico. Aquí, no esperas ver montañas verdes y hermosas playas.  Aqui te encuentras con espectaculares dunas de arena y grandiosos lagos.

Puerto Rico's mountains

Anna y su hermana, María, en uno de los puntos mas altos de Puerto Rico, el Monte del Estado en Maricao, un pueblo central de la isla.

Puerto Rico se basa únicamente en el turismo. Mi isla de 100×35 millas cuadradas de ancho, alberga diferentes maravillas de la naturaleza, como el Yunque, el único bosque húmedo tropical de Estados Unidos y cinco de las siete bahías bioluminiscentes del mundo.

A diferencia de Puerto Rico, el Valle es una de las más grandes regiones de agricultura en el mundo, donde puedes ver plantaciones de lechugas, cebollas y melones por larguísimas millas. Además, cabe añadir que el Valle de por sí, es cerca de 1,000 millas cuadradas más largo que Puerto Rico.

Como parte de mi clase de reportaje este semestre aquí en el Imperial Valley College, he creado la siguiente presentación de imágenes demostrando las diferentes bellezas de ésta región en contraste con la de mi isla. La siguiente, es mi presentación.

Al ser hispana, mi primer idioma es el español, pero eso no significa que pueda entender el español que se utiliza en esta zona, ya que el español mexicano utiliza distintas palabras para casi todo. Por eso se me ha hecho difícil el poder comunicarme aquí en el Valle, pero siempre se me ha escuchado con mucho humor y al final de las conversaciones siempre termino riéndome y aprendiendo nuevas cosas.

El inglés ha sido otra historia. No es mi lengua, y no me siento todavía segura hablándolo. Me he sentido perdida en la traducción, no sólo por mi acento, sino por mi gramática. Pero como mi hermana siempre insiste en decirme, “progresarás según practiques”.

Estando en la otra parte del mundo, lejos de mi hogar, mi familia y mi cultura, me ha dado la inspiración que necesitaba para seguir mis sueños. Por mi familia, me siento más capaz de conseguir y satisfacer mis objetivos.

He venido hacia los Estados Unidos para cumplir mi sueño de hacerme una arquitecta, por ende lograré sobrellevar mi nostalgia por el hogar.

No se me ha hecho fácil extrañar a mi padre todos los días ya que el fue el que vivió mis últimos años en Puerto Rico conmigo, mientras mi mamá vivía con mis hermanos, los primeros años de ellos aquí.

Ha sido un desajuste cultural para mí el modo de vivir americano, ya que todo lo que creía como festividades nacionales, festivales anuales, y otras cosas por el estilo, aquí no tienen valor ni sentido alguno.

Los puertorriqueños somos ciudadanos americanos pero tenemos nuestra muy importante cultura independiente a la americana. Es hasta gracioso como nos comportamos cuando nos encontramos con un puertorriqueño fuera de nuestra isla, ya que nuestro orgullo nos crece y sentimos que nos explota el corazón de tanta felicidad.

He disfrutado lo cerca que queda conocer otra cultura u otro pueblo aquí. He podido viajar y disfrutar San Diego, Yuma y hasta Los Angeles. Es espectacular lo fácil que es llegar a la otra mitad de California.

Es más, en mi último viaje por el estado, me encontré con una vieja amiga de Puerto Rico que actualmente estudia en Colorado. Fue tan chistoso, el poder darnos cuenta que nos hemos acostumbrado a otra cultura. Ya no hablamos tan alto, como los puertorriqueños hacemos, ya ni manoteamos al hablar… Pero escuchar ese acentito boricua de nuevo, !me para los pelos!

En el futuro me gustaría decir que me he hecho de amistades en el Valle, pero la verdad es otra. No he tenido la oportunidad de hacerme de raíces aquí. “Y nadie te entendería como quiera”. Siempre me dice chistando mi compañera de historia, Fabiola Bojorquez.

Pero siempre me mantengo pendiente de mis amistades de Puerto Rico, usualmente una vez a la semana, si no estamos muy ocupadas. (Observa mi conversación por OoVoO abajo.) Con todas estas tecnologías podemos manejar la distancia.

Nunca me olvidaría de ellas ya que quiero siempre visitar Puerto Rico en los veranos, claro, si puedo. Me gustaría tener mis amistades todavía para salir y vacilar un rato.

Pienso que aunque me mudé físicamente para los Estados Unidos, siempre mantengo mi pequeño coquí en mi corazón, esa pequeña ranita que solo sobrevive en mi isla, que con su cantar nos acuesta a todos los puertorriqueños.

Algún día cuando me convierta en toda una profesional, regresaré a mi hogar, no para trabajar, no para quedarme, tal vez para visitar, pero de seguro para traerme a mis viejitos; mi madre y mi padre.

Coqui

Eleutherodactylus, nombre científico del coquí de Puerto Rico, una diminuta rana que solo puede sobrevivir en la isla caribeña. Este es el animal nacional.

Es el gran sueño americano, del que todos hablan. Me he convertido en inmigrante. He venido a materializar mis aspiraciones, a buscar un mejor futuro, mejorar mi posición y establecerme en un mejor lugar.

Pero, nunca olvidaremos a nuestros queridos familiares. Los que nos vieron y nos apoyaron cuando chiquitos. Los que nos ayudaban cuando nos enfermábamos. Los que nos tendieron su mano cuando estábamos cansados, estresados, o tristes.

Familia. Al final del día es por lo que pido en mis oraciones. Es lo que más extraño. Mis padres, mi hermano mayor, mis abuelos, y la luz de mis ojos, mi sobrina.

Sonará cliché pero es lo único que realmente importa.

Comments

comments

Share.

5 Comments

  1. Eric McCormack on

    Loved this story Anna!!! There is a big difference between the Imperial Valley and Puerto Rico, but kinda simliar in a way. Now I need to visit the island of Puerto Rico!

  2. Luis Montalvo on

    Nice work!!!! Orguloso de ti por este fabuloso trabajo. Sigue Asi y jamas cambies. Siempre debes dar el 100% en todo, como en este trabajo. Felicidades!!! I feel so proud of you and your accomplishments. keep working.

  3. te felicito por tu trabajo y se como te cientes dejando la isla por un tiempo haci avemos muchos pa lante y que dios te bendiga

  4. Carolina Cruz

    Chica! Aunque no te conozco te entiendo perfectamente. Yo llegue de PR en el 2007 y llevo 5 a~nos viviendo en Illinois. Te digo no es fácil al principio pero al final vale la pena. Hasta ahora, siempre voy de visita 1 vez al a~no a ver a mi familia y mis amigas q extraño muchísimo! Pero esto es parte de crecer y conseguir nuestros sue~nos ir a nuevos lugares donde podamos prepararnos, independizarse y ser feliz.

Leave A Reply

Don't miss a thing! Signup here for unique coverage of border life you won't find anywhere else

Join our mailing list to receive weekly news and commentary on Border Life

I am a..

Thank you! You have successfully subscribed.