Periodistas mexicanos piden asilo político en Estados Unidos

0

EL PASO, Texas — Tres periodistas mexicanos, que esperan recibir asilo político en los Estados Unidos, expusieron los peligros y amenazas sufridas durante el ejercicio de la profesión en su país en una rueda de prensa en esta ciudad el 21 de septiembre.

De igual forma condenaron la muerte de alrededor de 68 de sus colegas desde el año 2000 y urgieron al presidente Felipe Calderón Hinojosa para que dimitiera pues su gobierno no garantiza la seguridad de los comunicólogos, ni de los mexicanos.

Periodistas mexicanos en el exilio, Emilio Gutiérrez Soto (izquierda) y Ricardo Chávez Aldana, pidieron al gobierno del Presidente Obama que agilice sus solicitudes de asilo político. (John De Frank/Borderzine.com)

Periodistas mexicanos en el exilio, Emilio Gutiérrez Soto (izquierda) y Ricardo Chávez Aldana, pidieron al gobierno del Presidente Obama que agilice sus solicitudes de asilo político. (John De Frank/Borderzine.com)

Durante la conferencia, en la que participaron diversos medios internacionales, los expatriados patentizaron la confianza de que el mandatario, Barack Obama, les conceda estatus legal, después de que esta semana en Washington se aprobara el asilo solicitado por el reportero chihuahuense, Jorge Luis Aguirre.

“Felipe Calderón es el principal responsable de los actos criminales que ocurren en México; es, sin lugar a dudas, un genocida”, dijo, el ex-reportero de El Diario del Noreste, en Ascensión, Chihuahua, Emilio Gutiérrez Soto.

Y agregó: “Debe ser llevado ante los juzgados internacionales para que responda por los crímenes constantes que se dan a diario en mi patria en donde no existe una sola familia que no haya sido tocada”.

Gutiérrez que lleva oculto dos años y tres meses en territorio estadounidense en espera de asilo político, calificó a su presidente como “inepto e ilegítimo”.

Y lo reprochó por “sacar el Ejercito a las calles para seguir protegiendo a los cárteles de la droga” y porque “sus amigos han empobrecido más a la nación”. Motivos por los cuales comentó: “Solicito y exijo a Felipe Calderón su renuncia inmediata por incapaz. No ha podido con el paquete que, ilegítimamente, se adjudicó mediante una toma, junto con sus secuaces, del Congreso de la Unión en 2006”.

Otro de los periodistas mexicanos exiliados en los Estados Unidos y presente en la rueda de prensa efectuada en las instalaciones de Border Network for Human Rights fue Ricardo Chávez Aldana, de 35 años. Él, su esposa y cinco hijos, llevan alrededor de nueve meses con el temor de ser repatriados si no alcanzan asilo político.

Chávez, corresponsal de radio de Ciudad Juárez, también responsabilizó al gobierno de su país por la violencia que lo asola. Vio su detonante en el Operativo Conjunto Chihuahua, iniciativa implementada para combatir el narcotráfico. “Cosa que no ha hecho”, dijo y que calificó no solo como “errónea” sino también como “hecha para desviar la atención” de temas sensibles en las altas esferas: “Como la llegada de Calderón al poder”, insistió. Y en parábola sostuvo: “Es como alborotar las abejas y no saberlas controlar”.

Chávez Aldana, se divisó conmovido cuando dijo “sí, es muy terrible lo que está sucediendo allá en Ciudad Juárez, en la República Mexicana”. Y advirtió: “No sabemos quienes son los buenos y quienes son los malos”. Confesó que es urgente “solicitarle al gobierno estatal y federal la protección de los compañeros de la prensa; no hay garantías… están trabajando al desamparo”.

Denunció la falta de amparo en las empresas (de los medios) por las que “prácticamente das la vida y no lo valoran”. Alertó sobre la facilidad con la cual los reporteros fallecidos son desacreditados y calumniados. Y que muchos, en el desempeño de su labor “son agredidos por la Policía Federal. Nos amedrentan tomándonos fotografías… cuando ellos ni la cara dan porque la traen tapadas”.

Los reporteros mexicanos agradecieron la acogida “temporal” del Gobierno de los Estados Unidos para resguardar sus integridades. También suplicaron al presidente Barack Obama, que bajo circunstancias como la sufrida por ellos “dé la oportunidad para que los procesos de asilo político se agilicen” y que sobre todo se conviertan en experiencia y ejemplo para futuras eventualidades.

El camarógrafo de Televisa, Alejandro Hernández Pacheco, de 41 años, que compareció en la rueda de prensa lleva solo un mes como exiliado en los Estados Unidos. Este hombre fue secuestrado el 26 de julio, de 2010, por una banda no identificada. Ese día, otros dos periodistas mexicanos corrieron su misma suerte. Aún no sabe cómo salvo la vida.

Al rememorar los hechos lamentó la falta de protección para quienes ejercen como comunicadores en su patria. Pero lo que más lamentó fue el ataque recibido de otros “medios por decir la verdad”. Situación que lo llevó a la zozobra pues resulta  terrible “ser buscado por unos y por otros en estos momentos”. Insistió en que es muy difícil dejar de trabajar en lo que ha dedicado toda una vida pero mantuvo la fe en que aparecerá una solución.

Gutiérrez, Chávez y Hernández se solidarizaron con la familia del joven reportero del Diario de Juárez, Luis Carlos Santiago Orozco, de 21 años, quien recientemente perdió la vida en un atentado criminal y con su compañero, convaleciente de impactos de balas, Luis Manuel Sánchez Colunga, de 18 años.

Así mismos, los tres periodistas víctimas de la violencia en México, solicitaron la solidaridad de los medios internacionales presentes en el diálogo para hacer llegar al mundo “estos mensajes de dolor, de frustración”. Gutiérrez dijo que este también era un recado de “esperanza para seguir conservando nuestras vidas y seguir siendo las cabezas de nuestras familias”.

“Huímos de nuestro país temiendo por nuestras vidas porque el principal grupo criminal de México no asumió la responsabilidad de ofrecernos la seguridad que merecíamos”, concluyó, Gutiérrez.

En la rueda de prensa, también estuvieron presentes, apoyando a los reporteros mexicanos el abogado que los representa, Carlos Spector y el director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos, Fernando García.

El abogado Carlos Spector y el director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos, Fernando García, dijeron que continuarán con el trabajo de apoyo a los periodistas exiliados. (John De Frank/Borderzine.com)

El abogado Carlos Spector (izquierda) y el director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos, Fernando García, dijeron que continuarán con el trabajo de apoyo a los periodistas exiliados. (John De Frank/Borderzine.com)

Vía Internet, desde Canadá, narró sus experiencias el periodista juarense Luís Horacio Nájera, quien se vió obligado a solicitar asilo político en aquel país para conservar su integridad personal y la de su familia.

Chávez Aldana tiene la confianza de que en a principios de 2011 su situación migratoria presente un mejor horizonte. Actualmente reporta como voluntario desde los Estados Unidos para el programa radial de Ciudad Juárez, Patrulla 800. Está desempleado.

Gutiérrez Soto, no tiene empleo, aunque por estos días le llegó su permiso de trabajo. Hace comida típica mexicana para sobrevivir. En los próximos meses debe comparecer ante las autoridades para esclarecer su estatus.

Hernández Pacheco se ha estado sosteniendo por la ayuda de amigos y parientes. La empresa Televisa Torreón, en el estado de Coahuila, prometió esta semana continuar pagándole su salario. No piensa regresar a México. El asilo político, también es su esperanza.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply

Don't miss a thing! Signup here for unique coverage of border life you won't find anywhere else

Join our mailing list to receive weekly news and commentary on Border Life

I am a..

Thank you! You have successfully subscribed.