Obama en deuda por promesa de reforma migratoria

0

WASHINGTON D.C. — Más de 22 millones de personas de diferentes partes del mundo residen ilegalmente en los Estados Unidos, de acuerdo a www.immigrationcounters.com. Estas personas no tienen derecho a obtener ayudar financiera para adquirir  propiedades, votar u obtener seguro médico. Pero el 21 de marzo pasado esta sociedad invisible caminó hacia Capitol Hill en Washington, DC, con una voz y un mensaje: O se lleva a cabo un proyecto de ley para una reforma migratoria u Obama pierde la aprobación política de los hispanos.

Una caricatura del Presidente Obama por Wendy Reyes y Lionel Palma para Chalk The Block, El Paso 2009. (Octavio Pulido/Borderzine.com)

Una caricatura del Presidente Obama por Wendy Reyes y Lionel Palma para Chalk The Block, El Paso 2009. (Octavio Pulido/Borderzine.com)

Entre las 200,000 personas que se reunieron en el Washington Mall el penúltimo domingo de marzo se encontraba Héctor Echeverría, un trabajador indocumentado quien  lleva 10 años viviendo en Chicago y quien describió su experiencia en la marcha. “Estamos cansados de escuchar a nuestros oficiales del congreso hablar de una reforma migratoria… queremos acción”, dijo Echeverría.

La gran mayoría de inmigrantes latinos, tales como Echeverría, llegaron a Washington en autobuses desde California, Ohio, Texas, Michigan, Colorado, entre otros lugares.

Latinos piensan que “Sí se puede”

Mientras que unos pocos manifestantes ondearon banderas de otros países, la mayoría de banderas estadounidenses llenaban la zona.

Echeverría, vestido con una blanca camiseta impresa con el rostro de Obama y portando las banderas americana y mexicana en su mano, se unió a la multitud que formó una poderosa voz que se oía en las cuatro cuadras del Washington Mall, mientras coreaban  el lema, “Sí se puede”.

Echeverría, originalmente de Jerez, Zacatecas, cruzó la frontera en el año 2000, llegando a California, escondido en un reducido compartimiento debajo de las alfombras de una mini-van. “No he venido aquí para robarle el trabajo a nadie, ni a causar ningún problema… sólo quiero encargarme del bienestar de mi familia”, dijo Echeverria, quien en Zacatecas dejó a su esposa y tres hijos para obtener un mejor trabajo y mantener su familia.

Desde su entrada a este país, Echeverría estuvo trabajando como soldador en Lapham-Hickey Steel Co., una fábrica de acero en Chicago, hasta que en el 2007 la compañía despidió a cientos de sus trabajadores. Debido a su estado legal, Echeverría no es elegible para los beneficios de desempleo.

La marcha en Washington se centró en la importancia de mostrar al congreso que los inmigrantes como Echeverría están aquí y continúan esperando las soluciones a su situación, tales como la necesidad de mejores reglamentos de trabajo y de salud. La respuesta sobre la posible reforma también traería consecuencias políticas: una de ellas sería el retiro del apoyo del voto hispano. De acuerdo con CNN.com., 10 millones de hispanos votaron en  la última elección presidencial.

“Siendo ciudadana aquí es una oportunidad para hacer un cambio especialmente para una gente que no tiene ciertos privilegios que yo tengo. Nunca se me va a olvidar de donde vine y que causas como éstas necesitan el esfuerzo de todos para cumplirse”, dijo Mariza Balleza quien fue una de las participantes en la marcha con el grupo de Echeverría.

Habla Obama

En el anterior esfuerzo nacional de aprobar la ley de migración que se llevó a cabo en 2007, Washington se negó a resolver la situación de los aproximadamente 11.9 millones de inmigrantes indocumentados hispanos. Las deportaciones han continuado, con casi 370,000 inmigrantes detenidos durante el año 2008. “Pueden tomar decisiones en otras cosas que no tienen mucha urgencia, pero sí pueden esperar que miles de familias se separen por causa de esta negligencia”, dijo Echeverría.

El también expresó sus sentimientos de esperanza cuando vió a Obama dirigirse al público a través de un mensaje grabado en vídeo proyectando en unas grandes pantallas, afuera del Washington Mall, en el cual habló y prometió seguir trabajando en el tema. “Estando allí, viendo la gente alrededor, me sentí que sí podíamos hacer un cambio grande para nuestra gente, con la ayuda de nuestro presidente”,  afirmó Echeverría.

Obama también expresó su apoyo para una ley de inmigración elaborada por la senadora republicana Lindsey Graham de South Carolina, y el senador demócrata Charles E. Schumer de New York. El plan exigiría tarjetas de seguro social para que los trabajadores indocumentados no puedan conseguir trabajo, el refuerzo de la seguridad fronteriza adicional, un plan de trabajadores temporales, y un esfuerzo del gobierno hacia la legalización de indocumentados.

De acuerdo con CNN.com, el representante Luis V. Gutiérrez de Illinois, un demócrata que ha sido un líder del movimiento de los inmigrantes, expresó su optimismo en que Obama trataría de conseguir una ley de inmigración este año.

“Yo nomás espero que esta marcha no fue en vano, porque ya es hora para nuestra comunidad y mucho más en estas situaciones difíciles, que salgamos adelante”, dijo Echeverría.

_____

Nota del editor: Este artículo fue publicado previamente en en el diario Imagen de Zacatecas.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply

Don't miss a thing! Signup here for unique coverage of border life you won't find anywhere else

Join our mailing list to receive weekly news and commentary on Border Life

I am a..

Thank you! You have successfully subscribed.