Chupacabras sobre ruedas en Ciudad Juárez

0

CIUDAD  JUÁREZ, México — Más de dos mil personas se unieron al reto de una carrera ciclista de 100km donde a pesar de caídas, raspones, fracturas e insolaciones, vivieron experiencias que cambiaron su vida.

“Como dice el lema, es un reto que te cambia y terminar el Chupacabras es el reto principal de casi todos los participantes,” dijo David Olivas de 26 años quien recorre la pista de Chupacabras desde hace tres años.

El actor mexicano Sergio Mayer se prepara a dar la voz de partida en el Chupacabras 2009 (Ana G. Monsalvo/Borderzine.com)

El actor mexicano Sergio Mayer se prepara a dar la voz de partida en el Chupacabras 2009 (Ana G. Monsalvo/Borderzine.com)

El sábado 10 de Octubre, como cada año, se llevó a cabo una carrera ciclista de 100km en el lado mexicano de la frontera con Estados Unidos a lo largo del Río Bravo y la sierra de Juárez bajo condiciones extremas de terreno y clima.

En 1994, Jorge Urías Cantú junto con su compadre Luis Villarreal compartían el sueño de llevar acabo el ciclismo de una manera formal, por lo que junto con varios amigos salían a recorrer la sierra de Ciudad Juárez en  busca de nuevas pistas. Durante uno de los recorridos por la sierra, según cuenta Luis Gabriel Sosa, director de mercadotecnia de la organización, alguien mencionó la posibilidad de que el chupacabras (leyenda sobre un misterioso animal que chupa la sangre de los animales hasta matarlos) se apareciera por ahí, por lo que el recorrido comenzó a adoptar ese nombre y cuando se formaliza la carrera, obtiene oficialmente el nombre de Chupacabras.

Adicionalmente, para todas aquellas personas que acuden al evento, Expodeporte organiza el área donde expositores de todos los ámbitos comerciales ofrecieron al público sus productos.

El primer día, viernes 9 de octubre desde muy temprano se comienzan a entregar los paquetes con la camiseta y otros accesorios con el nombre del evento a los participantes que se inscribieron tanto en persona como por Internet. Los patrocinadores y expositores se instalan en carpas donde ofrecen al público en general refrescos, aguas, ropa, artículos y demostraciones deportivas, presentaciones artísticas, etc. En el segundo día, se instalan espacios dedicados a los niños como pintura en acuarelas y resbaladeros inflables. Al público femenil se les invitó a ser parte de clases de baile en donde pasaron un rato muy ameno. Durante las carreras de los 6 y 100 km, también se llevan acabo actividades como el spinnington, el remotón, downhill, paseo de las cabras y tiro con arco. El tercer día, domingo 11 de octubre, tocó el turno a las carreras pedestres de 3 y 10km y el chupacabritas para niños desde 4 a 16 años.

La directora de Expodeporte expresa el orgullo que sintió después de haber estado trabajando durante la semana para que todo estuviera organizado, que al momento de formarse en la salida de la carrera de los 100 km no podía contener la emoción. “Mirar todo lo que hicimos, es un triunfo. Llegar a la meta, olvídate.. es lo máximo!” dijo Susana Laredo de Molina.

Por otro lado, Felipe Manuel Cadera de 26 años es el encargado de la coordinación radio operativa de todo el evento Chupacabras desde hace 3 años. “En cada uno de los checkpoints tenemos paramédicos, contamos con alrededor de 6 ambulancias con personal mixto y como departamento de rescate hay un total de 35 paramédicos trabajando en el evento. El puesto de socorro está ubicado en la meta con una ambulancia, pero al mismo tiempo contamos con ambulancias particulares y dos compañías extra que están apoyando en caso de ser necesario algún traslado de emergencia”, dijo Cadera.

David Olivas, estudiante de entrenamiento deportivo y administración de empresas, habló de su primera experiencia en la que no todo salió como esperaba. “[En] mi primera carrera duré nueve horas, corrí con la bici de mi mamá, me ponché y al final me caí y me raspé todo… llegué sangrando,” dijo Olivas. Otra experiencia no grata durante el recorrido fue el presenciar a un muchacho llorando, sentado en una piedra y con la clavícula fracturada. Sin embargo, después de tantos percances y llegar a la meta, el reto personal lo anima a prepararse y seguir viniendo cada año.

Eduardo Avilés, de 33 años e ingeniero en la Ciudad de Querétaro, forma parte de un grupo de ciclismo llamado Los Chamizos desde hace 6 años. “Empezó como una relajación y distracción, te empiezas a involucrar, la adrenalina, la carrera, la emoción y ya es lo que buscas… ya es algo personal,” dijo Avilés. Para él, lo principal es llegar a la meta en buena condición y sin ningún golpe.

Según dicen muchos de los participantes, ser parte de la carrera de 100km requiere preparación y condición, y para ello, Avilés comienza su entrenamiento mucho antes de la carrera. “Resistencia, intervalos, cadencia, son etapas. Llevas una dieta y el último mes subes tu ingesta de carbohidratos,” dijo Avilés, además de llevar 5 ó 6 meses intensos de entrenamiento 4 veces a la semana. Dos días de una hora entre semana y 2 días de 5 horas en fines de semana.

Rodolfo de 50 años, es de Parral y funcionario de la presidencia y jefe del departamento de ecología. Acudió al evento para participar por octava vez y es miembro del equipo Los Rudos. El gusto por el ciclismo comenzó gracias a amigos que al verlo más preparado lo invitaron a ser parte de Chupacabras y platica de una experiencia  que tuvo el año pasado que lo dejó realmente impactado. Se había ponchado por tercera vez, ya no traía cámaras, ni parches, ni esperanza alguna. Estaba a punto de abandonar la carrera cuando dos personas que al verlo parado se detuvieron a ayudarlo. “Fue una experiencia de lo más linda,” dijo Rodolfo. “Me ayudaron, me regalaron una cámara, pregunté de dónde eran, son gente que viene de Tabasco, y después en la meta nos volvimos a buscar. Fue una experiencia increíble, la forma en que se pararon a ayudarme y todo, tremendo, muy agradecido por ese detalle, un compañerismo muy lindo.”

“Nos gusta el masoquismo”, fue lo primero que respondió Jaime López de 44 años que forma parte del grupo “Perros MTB Crew” al platicar su experiencia. Pero al mismo tiempo dijo que su inspiración era la convivencia con el equipo, el ejercicio y la salud. “Es una gran satisfacción llegar a la meta. Me siento 100% lleno. Como si hubiera ganado,” dijo López.

Gilberto Cueva listo para participar en el Spinnington (Ana G. Monsalvo/Borderzine.com)

Gilberto Cueva listo para participar en el Spinnington (Ana G. Monsalvo/Borderzine.com)

James Trujillo, de 25 años, llegó en el número 26 de la carrera de los 100km a pesar de que era su primera vez en el Chupabaras, y que este mismo año había comenzado su gusto por la bicicleta gracias a que fue parte de su promesa de año nuevo. “Me iba a UTEP desde Juárez. Ese fue mi entrenamiento. Además, como la carrera es internacional y es en Juárez, dije… soy juarense, tengo que participar,” dijo Trujillo, quien estudia ingeniería mecánica en UTEP. Estaba impresionado de haber llegado en el lugar 26 a pesar de que en plena carrera se le paralizaron las piernas, por lo que se cayó y los boy scouts lo tuvieron que ayudar a salir del camino y darle masajes para aliviarle el dolor que era insoportable. Aún así continuó caminando por 20 minutos con el dolor y la bici en mano. A pesar del percance dijo haber quedado muy contento con el recorrido ya que los paisajes eran muy bonitos.

Mientras todos ellos vivían experiencias llenas de adrenalina, emoción, gritos, euforia y demostraciones de amistad y compañerismo, en el evento estaba comenzando otra actividad, el spinnington. 250 bicicletas estáticas donde hombres y mujeres de diferentes edades cumplieron el reto de 4 horas de duración coordinadas por Antonio Armendáriz de 32 años y otros 6 instructores que le dieron el dinamismo al ambiente.

“Necesitamos que haya actividades positivas sobretodo porque estamos en medio de mucha negatividad y esto como quiera la gente viene, se divierte, se despeja y eso ayuda mucho,” dijo Armendáriz quien por primera vez estaba coordinando la actividad pero que ya había sido parte de ella 4 ó 5 veces anteriormente.

Uno de los participantes más animados y lleno de entusiasmo durante el spinnington, era Gilberto Cueva de 27 años. Gilberto, quien iba apoyado por sus papás y su tía, tiene Síndrome de Down y dedica todo su tiempo al deporte, algo que como dice su mamá, María Cueva, ha llenado su vida. “Gilberto se prepara todo el año para esta competencia. Hace spinning dos horas diarias, es muy deportista,” dice María, agregando que el año pasado debido a problemas fuera del alcance de Chupacabras no hubo sppinington, por lo que Gilberto participó en la carrera ciclista de los 50km y llegó en octavo lugar.

Jorge Urías Cantú promotor de la carrera Chupacabras (Ana G. Monsalvo/Borderzine.com)

Jorge Urías Cantú promotor de la carrera Chupacabras (Ana G. Monsalvo/Borderzine.com)

Orgulloso y con las manos llenas de cayos por el arduo trabajo que se realizó en la pista a base de pico y pala, el Ing. Jorge Urías Cantú dijo no poder describir con palabras lo bonito que se siente ver a tantas familias, niños y tanta gente que han sacado del vicio para ser deportistas de alto rendimiento. Dijo estar contento y agradecido con Dios de estar viviendo el sueño que comenzó hace 16 años y agradecido con los patrocinadores y con los medios de comunicación que los ayudan a mostrar que es una organización sin fines de lucro donde lo que hacen es por el placer de ser y por incentivar una cultura del deporte.

“La gente está necesitada de eventos como estos, la gente responde y siento que este evento no es de la organización Chupacabras, este evento es de Ciudad Juárez, este evento es de Juárez y El Paso, es de todo el mundo,” dijo orgulloso Urías.

Comments

comments

Share.

Leave A Reply

Don't miss a thing! Signup here for unique coverage of border life you won't find anywhere else

Join our mailing list to receive weekly news and commentary on Border Life

I am a..

Thank you! You have successfully subscribed.